Un estudio revela que las aves ven los campos magnéticos de la Tierra

Hasta ahora se creía que era el hierro de sus picos lo que les sirve de brújula magnética, resulta que su habilidad consiste en su visión.

Un estudio revela que las aves ven los campos magnéticos de la Tierra

Durante muchos años se ha creido que el elemento hierro en el pico de las aves funcionaba como brújula magnética y así podían “navegar” por el mundo sin perderse. Pero, resulta que dos estudios cinetíficos realizados de manera independiente han arrojado datos bastante sorprendentes, demostrando que las aves en realidad tienen su habilidad en los ojos y ven los campos magnéticos de la Tierra literalmente.

Esto se debe una proteína en sus ojos, llamada Cry4, lo que les permite ver los campos magnéticos terrestres. A esta habilidad de orientarse detectando campos magnéticos se le llama magnetorrecepción.

La Cry4 hace parte de una clase de proteínas llamadas criptocromos, que son fotorreceptores sensibles a la luz azul y que podemos encontrar en plantas y animales. Estas proteínas desempeñan un papel en la regulación de los ritmos circadianos.

Los científicos aprendieron que las aves sólo pueden detectar los campos magnéticos si hay disponibles ciertas longitudes de onda de luz, específicamente la luz azul.

“Esto parece confirmar que el mecanismo es visual, basado en los criptocromos, que pueden detectar los campos debido a la coherencia cuántica” explica la revista Science Alert, donde se publicó la investigación.

La coherencia cuántica es cuando un estado cuántico mantiene su fase durante un cierto periodo de tiempo. Esto hace posible que fenómenos de la luz.

Así es como un pájaro puede ver los campos magnéticos. ( Biofísica Teórica y Computacional / UofI )
Así es como un pájaro puede ver los campos magnéticos. ( Biofísica Teórica y Computacional / UofI )

Biólogos de la Universidad de Lund, en Suecia, midió la presencia de tres tipo de fotorreceptores en la retina de los ojos, en los músculos y el cerebro del “pájaro diamante mandarín” de Australia. Otro grupo de la Universidad Carl von Ossietzky de Oldemburgo, en Alemania, igualmente intentaron identificar el magneto receptor en la retina del petirrojo europeo.

El objetivo era determinar cuál de los criptocromos 1, 2 y 4 desempeña también la función de magneto receptor, es decir, es sensible al magnetismo. Encontraron que las tres proteínas desempeñan un papel en la regulación las oscilaciones de las variables biológicas en intervalos regulares de tiempo, cómo saber cuándo es día y cuando es noche. Encontraron que criptocromo 1 y el 2 estaban presentes en la retina, pero sus concentraciones oscilan entre el día y la noche.

Estos datos no son definitivos y aún hace falta más investigación para saber cómo funciona este sistema en otras aves u insectos.

Fuente: https://bit.ly/2oFgQXE