Se logra el primer transplante de pene y escroto en la historia humana

Varios médicos logran el primer trasplante de pene y escroto completo, lo que ayuda a restaurar las funciones urinarias y sexuales del receptor.

Se logra el primer transplante de pene y escroto en la historia humana

Un equipo médico de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Estados Unidos, realizó con éxito el primer trasplante completo de pene y escroto en la historia, con un veterano estadounidense de la guerra de Afganistán que fue herido en los genitales.

La intervención, llamada alotrasplante compuesto vascularizado, se realizó el pasado 26 de marzo y requirió de nueve cirujanos plásticos, dos cirujanos urológicos y 14 horas de trabajo. En el procedimiento se logró trasplantar todo el pene, el escroto (sin testículos) y la pared abdominal parcial de un donante fallecido.

Trasplante completo de pene
Gráfica del trasplante realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Esta no es la primera vez que una persona se somete a un trasplante de pene y escroto, pero sí es el más completo que se haya realizado hasta ahora. Y aunque le cirugía fue exitosa, los doctores son cautelosos con la recuperación, aunque aseguran que el transplante podría “restaurar las funciones urinarias y sexuales casi normales”.

W. P. Andrew Lee, director de cirugía plástica y reconstructiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, explicó así la importancia de una operación de este tipo:

“Si bien es posible reconstruir un pene utilizando tejido de otras partes del cuerpo, sería necesario un implante de prótesis para lograr una erección, y eso implica una tasa de infección mucho más alta. Además, debido a otras lesiones, los militares a menudo no tienen suficiente tejido viable de otras partes de sus cuerpos para trabajar”, señaló el profesor.

Ahora el paciente –cuyo nombre se mantiene en el anonimato– deberá tomar medicamentos contra el rechazo, para que su cuerpo no reaccione negativamente al nuevo trasplante.

“Sufrir está herida fue alucinante y no fue fácil aceptarlo. Cuando me desperté por primera vez, finalmente me sentí más normal … y (con) un nivel de confianza (más alto). Confianza, siento que ahora, finalmente, estoy bien”, dijo el paciente.

Fuente: https://bit.ly/2KfmwBw

Comentarios