Posible vida en la atmósfera de Venus

Algunos datos afirman que Venus alguna vez albergó vida y este nuevo estudio sugiere que no toda desapareció, solo se mudo al cielo.

Posible vida en la atmósfera de Venus

Hasta ahora casi todas las esperanzas por encontrar vida extraterrestre se habían concentrado en Marte, pero un nuevo estudio sugiere que es muy probable que la atmósfera de Venus (un infierno de 450 grados Celsius y 92 veces mayor presión que la Tierra) contenga vida extraterrestre.

El planteamiento de los científicos, publicado en un articulo de la revista Astrobiology, señala que en algún punto Venus tuvo las condiciones ideales para albergar vida, ya que poseía abundante agua y una temperatura ideal. El planeta sostuvo estas condiciones por más de 2 mil millones de años, pero luego un cataclismo arrasó con todo y la convirtió a Venus en el planeta que hoy conocemos.

Esta idea no es nueva. En su momento Carl Sagan y el astrobiólogo David Grinspoon teorizaron sobre la posibilidad de que en Venus hubiera existido vida.

Las nubes que se encuentran en la atmósfera de Venus están compuestas de dióxido de carbono, vapor de agua y ácido sulfúrico. (Imagen: Astrobiology)

La nueva hipótesis sostiene que en las capas superiores de la atmósfera, a una altura de entre 48 y 52 kilómetros, la temperatura (60 grados Celsius) y presión atmosférica (entre 0.4 y 2 atmósferas) son suficientes para que exista abundante vida bacteriana.¿Cómo sería eso posible? De la misma forma que pasa en la Tierra: llegaron al cielo a través del ciclo el agua.

“A medida que las condiciones en la superficie de Venus se calentaban y se volvían cada vez más inhóspitas, la vida podría haber migrado a las nubes a medida que el agua superficial se evaporaba, con múltiples mecanismos posibles que transportan microorganismos de la superficie a las nubes. En última instancia, estos microorganismos podrían haberse adaptado a los entornos nubosos debido a presiones selectivas (en el sentido biológico) derivadas del transporte de superficie, la aerosolización, la disponibilidad limitada de agua y los entornos de pH bajo”, destacan los astrofísicos en su estudio.

Las nubes de Venus están compuestas de dióxido de carbono, vapor de agua y ácido sulfúrico. En la Tierra, las bacterias han sido perfectamente capaces de sobrevivir a ambientes increíblemente hostiles, alimentándose de dióxido de carbono y generando ácido sulfúrico. Además, en el contexto de nuestro planeta, “el transporte de microorganismos desde la superficie a la atmósfera es razonablemente bien aceptado, como lo es el transporte atmosférico de elementos biológicamente relevantes y metabolitos de bajo peso molecular”.

El drone VAMP podría sobrevolar la atmósfera de Venus en una futura misión. (Imagen: Northrop Grumman). 

Hasta que no podamos ir a Venus y comprobar estas nuevas afirmaciones, la vida venusina seguirá siendo una teoría. Sin embargo, a mediados de la próxima década la agencia espacial rusa Roscosmos tiene planeado enviar a Venus la sonda “Venera-D”. En ella podría viajar VAMP (Venus Atmospheric Maneuverable Platform), un drone diseñado para la NASA por Northrop Grumman que podría sobrevolar la atmósfera y descubrir si hay o no vida bacteriana.

Fuente: https://bit.ly/2uTat95