Polémica por fiesta sexual que se realizó en Cartagena

Un asistente al evento ‘Sex Island’ del año pasado reveló pormenores sobre los excesos de sexo, drogas, rumba y alcohol, al diario británico The Sun.

Polémica por fiesta sexual que se realizó en Cartagena

Ryan, un neoyorquino de 33 años, dio una larga entrevista al medio inglés sobre la cuestionada celebración, que en su momento fue prohibida para realizarse en Cartagena y que para la edición 2018 la promocionan en una “isla secreta en el Caribe”.

The Sun titula su publicación: “Huéspedes de las vacaciones con todo incluido en ‘Sex Island’ revelan cómo prostitutas colombianas desnudas atraen a millonarios británicos y de Silicon Valley con drogas experimentales y un yate burdel”.

El hombre, dentista y con un matrimonio de 2 años, según The Sun, contó que leyó una historia sobre ‘Sex Island’ en un periódico de Nueva York y dijo: “wow, necesito hacer eso”.

El entrevistado reveló que las orgías, con más de 60 mujeres latinas, comenzaron minutos después de haber desembarcado en la isla. Detalló que cada uno de los 30 invitados “tenía derecho” a escoger a 2 “chicas” para pasar los 4 días, pero si se aburrían podían hacer tratos con otros asistentes, para hacer intercambios.

“Éramos 30 en total, todos hombres excepto una pareja. La mayoría eran profesionales, médicos, abogados, con edades entre 25 y 50 años. La mitad de ellos estaban casados… Había dos británicos, un hombre de negocios y un abogado. Había australianos y canadienses, y muchos estadounidenses”, dijo Ryan a The Sun.

Los excesos comenzaron apenas se subieron al yate: “Estaba lleno (el yate) de hermosas mujeres latinas, bailando y bebiendo. A medida que avanzábamos nos dieron bebidas y la gente comenzó a relajarse… A los 15 minutos del viaje, ya estaba en la cama con ellas”.

 

El estadounidense, que tiene 2 hijos, explicó que el último hombre en escoger a las prostitutas no estuvo conforme con una de ellas porque “quería una chica flaca” y no una con tantas curvas:

“Se deshicieron rápidamente con la que se había quedado y encontraron a otra chica del tipo que él quería”.

También lo sorprendió el hotel 5 estrellas al que llegaron porque era “impresionante, realmente un paraíso tropical”, aunque dejó claro que el paisaje no era por lo que iban: “Pero, por supuesto, todos los hombres estaban interesados ​​solo en una cosa”.

Sobre las drogas narró que estaban disponibles todo el tiempo, entre popper, cocaína y éxtasis, pero la que le llamó la atención fue ‘toothy’, una sustancia “rosa que hueles, te emociona y te dan ganas de tener relaciones sexuales”.

Pero lo que dejó en “shock” al protagonista de la historia fue la actividad llamada ‘All in’, una experiencia de una hora con 15 prostitutas a la vez: “Es la cosa más loca que he hecho en mi vida. Nunca quise que esa hora terminara”.

Otros números que los organizadores tenían preparados, eran baile de salsa en topless, inmersión desde el yate y una discoteca nocturna en la mansión de la isla donde las chicas bailaban desnudas, enumeró Ryan.

Sobre la única pareja que fue a la fiesta, relató que en algún momento tuvieron discusiones, con gritos incluidos, por celos de la mujer y también del hombre, al que incluso le ofrecieron dinero para acostarse con su esposa.

“Al final, tuvieron una gran orgía en su habitación con otros tres hombres y sus niñas”, indicó.

Además, admitió que fue uno de los 10 hombres que pagó otros 6.000 dólares para quedarse 3 días adicionales, pero reconoció que casi no recuerda nada de la segunda parte de su viaje, por su estado de embriaguez y de drogado.

Por último, comentó que ya pagó el boleto para la fiesta de este año y que esta vez irá acompañado por su hermano. De nuevo le dirá a su esposa que será un viaje “de trabajo”.