El PAE en Villavicencio cuenta con vigilancia de Padres y Estudiantes

Los estudiantes y padres de familia exteriorizaron su interés por mantener la vigilancia a dicho proceso.

El PAE en Villavicencio cuenta con vigilancia de Padres y Estudiantes

Luego de la capacitación impartida a 150 contralores y personeros de las instituciones educativas oficiales de Villavicencio, sobre el control social al Programa de Alimentación Escolar (PAE), llevado a cabo ayer (miércoles) en la Normal Superior, los estudiantes y padres de familia exteriorizaron su interés por mantener la vigilancia a dicho proceso.   

Esta actividad fue promovida por la Secretaría de Educación municipal, la Contraloría General de la República y la Escuela de Administración Pública (ESAP), entidad que certificará a los alumnos participantes.

Jaime Díaz Usaquén, funcionario delegado de la Contraloría General de la República para las Veedurías y el programa PAE en Villavicencio (foto), dijo que es oportuno y necesario el conocimiento que adquieren los estudiantes en torno a este tema y que es una forma de ayudar a la administración municipal en la gestión para corregir posibles anomalías y dificultades que se puedan presentar en desarrollo de su operación.

 “Los resultados de las veedurías ciudadanas lideradas por los estudiantes son altamente positivas por cuanto permite que éstos a su vez lo den a conocer a los demás compañeros y que conozcan las bondades del PAE y los derechos ciudadanos, porque no se trata de interponer denuncias y quejas sino, que los muchachos aprendan a ser ciudadanos y ayuden a la vigilancia de los programas de la administración pública”, dijo Díaz Usaquén.

Por su parte Javier Mesa padre de familia del colegio Germán Arciniegas e integrante del Comité de Alimentación Escolar, expresó que las veedurías ciudadanas, son importantes no solo para el PAE, sino también para todo el funcionamiento de las políticas públicas del estado.

 “Yo creo que si no se involucra a la ciudadanía a  personas naturales y jurídicas a que trabajen en la defensa de lo público, no habrá un cambio estructural en la sociedad colombiana, por eso invitó a toda la ciudadanía a vigilar la gestión del programa de alimentación escolar, porque lo público nos compete a todos”, enfatizó el señor Mesa.

“Las veedurías son como una familia donde todos debemos apoyarnos, para que nuestros niños y jóvenes aprendan a valorar el programa de alimentación, que los padres de familia también entiendan que se trata de un complemento alimentario y no una obligación total de la administración municipal y para que el operador corrija las falencias que a veces se registran en la entrega de los refrigerios y de los almuerzos”, indicó Beatriz Bonett, padre de familia y miembro del Comité de Alimentación Escolar del colegio Jun Pablo II.     

Entre tanto Jéssica Rojas, estudiante del colegio Narciso Matus Torres, indicó que la capacitación se trata de un ejercicio que los orienta a la investigación, para poder conocer más a fondo las bondades e implicaciones del programa de alimentación escolar; y porque como voceros de cada institución educativa se asume con dedicación el proceso para socializarlo con la comunidad.

“Nos parece importante recibir estas capacitaciones y hacer parte de los comités, porque profundizamos en aspectos que no conocemos y además porque de alguna manera se apoya a la administración municipal en torno a posibles irregularidades en la operación que permite la entrega de los refrigerios y almuerzos a los alumnos priorizados dentro del programa”, aseveró Danna Martínez, estudiante del colegio Nacionalizado Femenino de Villavicencio.