Cebolla junca reporta una tendencia al alza

En las principales centrales mayoristas del país registraron un aumento en los precios de la cebolla junca.

Cebolla junca reporta una tendencia al alza

El Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario, SIPSA, informó que durante esta jornada, las principales centrales mayoristas del país registraron un aumento en los precios de la cebolla junca.

Según las fuentes encuestadas, en el mercado el Potrerillo, en Pasto, el kilo de cebolla junca se transó  $522, lo que indicó un aumento del 88%, a causa de la reducción de la oferta procedente desde Buesaquillo (Nariño). En Sincelejo, por ejemplo, el incremento se debió a las dificultades en las recolecciones asociadas con lluvias persistentes durante el fin de semana en Ocaña (Norte de Santander). Allí el precio subió un 33%, es decir que el kilo se cotizó a $800. A su vez, en el mercado de Villavicencio, CAV, los mayoristas anunciaron que el precio aumentó un 32%, ya que la demanda aumentó para este alimento que llegó desde el departamento de Boyacá.

Esta semana también inicia con una tendencia al alza en los precios de la habichuela, la remolacha, el pimentón y el tomate. En Cali, por ejemplo, la cotización de la habichuela se elevó un 47%, motivada por el cierre de varios ciclos productivos en la zona de Calima, en el Valle del Cauca. Allí el kilo se vendió a $1.650. De igual modo, en la capital de Risaralda, la reducción en la recolección en los cultivos regionales y en el municipio de Alcalá (Valle del Cauca), conllevó a que el precio se acrecentara un 32%, por lo que el kilo se encontró a $2.000.

Por otra parte, cayeron los precios de productos como la zanahoria, el pepino cohombro, la cebolla cabezona blanca, la arveja verde en vaina y la ahuyama. De acuerdo a lo anterior, con un 38% menos, el kilo de zanahoria se consiguió a $400, en el mercado de Cali, Cavasa, gracias a los altos ciclos de producción de cosechas en el municipio de Ipiales (Nariño).

En cuanto al chócolo mazorca, una expansión de la oferta procedente desde las zonas productoras ubicadas en Calarcá, La Tebaida y Montenegro (Quindío), conllevó a que los precios cayeran un 20% en Armenia, en donde el kilo se ofreció a $571. Por otra parte, este mismo alimento registro un comportamiento al alza del 14% en Villavicencio, a causa de la poca oferta que llego desde la Sabana de Bogotá, Simijaca, Quetame, Ubaque, Cabrera y Chipaque (Cundinamarca). El kilo se consiguió a $1.650.

Comentarios