Avanza proyecto de reforestación en San Juan de Arama

HOCOL y comunidad de San juan de Arama inician actividades para la reforestación de Caños Piquiña y Claro.

Avanza proyecto de reforestación en San Juan de Arama

Ante la inminente pérdida de cobertura vegetal en las márgenes de los caños Piquiña y Claro, que aportan caudal al acueducto municipal de San Juan de Arama (Meta), HOCOL, en su interés por aportar al beneficio de los habitantes de las áreas de influencia donde desarrolla sus proyectos, avanza en la implementación de un programa de reforestación comunitaria, asociado a los compromisos ambientales y sociales, derivados de las actividades del Pozo Exploratorio Pegaso.

Cerca de 10 campesinos de las veredas Alto del Tigre, El Vergel, y Alto Cumaral, del municipio de San Juan de Arama, durante tres días, se internaron en una reserva natural de 14 hectáreas donde todo funciona mediante un Sistema Agroforestal Sostenido. Se trata del aula viva La Cosmopolitana, una finca agroecológica ubicada en Restrepo (Meta), donde los participantes del seminario-taller en agricultura tropical sostenible, se capacitaron en Sistemas Agroforestales – SAFS, como estrategia tecnológica que desde el punto de vista productivo genera diversidad agrícola, soberanía alimentaria y seres
humanos bien alimentados. “Miramos diferentes técnicas para la recuperación y conservación del suelo, del agua, del bosque y las semillas, y lo hacemos mediante la metodología de aprender haciendo”, explicó el coordinador de proyectos de la fundación y capacitador, José Zárate Lozada.

Sin embargo, antes que enseñar sobre maquinas, abonos orgánicos, cuidado del agua,tipos de árboles y sistemas de siembra, que son cosas fundamentales de la agricultura limpia, según Zárate, se promueve la importancia del ser humano, con el objetivo de consolidar una comunidad empoderada para el desarrollo del programa de recuperación y el cuidado de áreas sensibles e importantes para el entorno ambiental de los
sanjuaneros.

Germán Bernal es de la vereda El Vergel, su familia tiene una finca de 8 hectáreas donde cultivan cítricos y aguacate. “Acabamos de pasar un verano allá y el pozo de donde saco el agua para el riego me tocó escarbarlo tres veces porque la electrobomba ya no chupaba
agua, está en ceros prácticamente”, contó.

“Uno cree que está trabajando muy bien pero la verdad me llevo todo de acá. Primero, volverme auto sostenible y sacarle más provecho a todo lo que tengo allá, producir; segundo, renovar el bosque y volver a buscar agüita (…) tengo que ir a sembrar, conseguir
moriche que es tan bonito, que además de adornar la finca, produce agua”, se proyectó Bernal.

 En el marco del proyecto, HOCOL, junto a la Fundación del Alto Magdalena, busca proteger y enriquecer las áreas de ronda; identificar áreas y firmar acuerdos de protección; implementar Sistemas Agroforestales y Silvopastoriles como estrategia de rehabilitación y reforestación; y realizar actividades de mantenimiento de las áreas establecidas.

Anón de Monte, Laurel Blanco, Guarno Rojo, Cedrillo, Laurel, y Arrayan, son las especies
con las que principalmente se realizará el enriquecimiento forestal.